sábado, 6 de agosto de 2016

Bestia furiosa























Soy la bestia furiosa que desea escapar del laberinto.
Soy el músculo activo e inocente que intenta extraer el agua de las rocas.
Soy las mil venas que escupirá mi pecho cuando estalle.
Soy esa sopa hirviente que extraña tu nuca cayendo a plomo cuando anda por acá buscando el fondo de las cosas.
Soy eso que escucha lo que se suelta en la noche y se acopla a lo desusado y descomunal que atraviesa la calle y corta el aire y lo refresca.
Si por mí fuera, inundaría la ruta para llegar nadando hasta tu casa.
Si por mí fuera, me subiría al obelisco y me pondría a gritar desaforada y triste por el mundo en rodajas y por las hojas en blanco en donde Ariana jamás volverá a dibujar.

a. El olor a madera de tu ropa de trabajo.
b. Las huídas, la reversibilidad del tiempo, los días, los costados.
c. Las ventanas soplando la sangre de los paraísos.

(Toda una vida de tripas afuera, 
y síganme los buenos).


Arte: María Forcada "Corporeidad" tinta sobre mdf