lunes, 13 de junio de 2011

A modo de genealogía

Mientras su gracia
hace gracias
dice gracias,
desgracias y
burocracias,
despiértense! y ahora! ahora!
porque por el resto del viaje tendrán que comparecer ante su alta gracia develando la situación que al cabo, inexorablemente, y por suerte, solidifique, a saber:
ciruelas frescas comidas por William Carlos Williams un día de invierno, vasos de vidrio salvados de la ruina en el seno de una familia de niños prodigio, muchachas buenas o regulares pero nunca malas en canastas de terciopelo de la India en una geografía signada por una música futura, descalabros térmicos en los pasteles que se arrojan a la cara mutuamente los herederos de la risa que estén de turno, separaciones, fogaratas, libros envenenados por un ciego y candidatos convencidos por el demonio académico de moda que menea la cola satisfecho.
Has cantado, has compuesto, has dicho. Pero, a ver si nos entendemos, hay que hacerse cargo.
Tengas el fruto anárquico en la frente;
tengas el pecho gris desenfrenado;
tengas las miles de esfinges voladoras bailando en el trapecio.
La gracia caerá, si es que promete, si es que existe, sutil, en el plato de sopa, aunque creas que la hayas despistado.


video

Video: €:>

viernes, 3 de junio de 2011

Credo


Teniendo en cuenta la magnitud del desencuentro, de lo que significa borrar la herida, de la intención de ser disturbio; si estamos ajenos, perdemos la raíz del rito, de lo que hace en este mundo que las centellas caigan.
Cómo será que al tiempo cicatriza el reloj, que las figuras planas aparecen en el sueño una y otra vez, de cara al cielo, y, entre nadas, se alinean formando paredes, campos, pensamientos.
Cabría decir entonces que gravitar implica diluirse, que encender luz equidista de la nada, que enceguecer deviene un horizonte líquido y locura.
El perro tapa el hueso, pero igual, siempre, la médula queda al descubierto.
Eso creo.

Arte: de la serie "Extinción..." , Fran H. Signorello
http://franaparte.blogspot.com/