jueves, 31 de diciembre de 2009

Prefiero


De mi ferviente
De mi pluma extrahumana
Se aplica el gustoperderle
Ah...! la pasión
cámbió de planes
y a mi vez
de lotra calla.
Descenso tié,
grandilocuenciantusiasmada
ý,
tu últimaproduxión;
ésto y nó,
prefiero.
ésto y y y nnó,
prefiero.

Foto: €:>

viernes, 25 de diciembre de 2009

ejercicio en 700 nm (sobre lugares engañosos)




Qué hacer en este tiempo frío
tiempo rojo
el papel está rojo
mi mano es roja
la vecindad/velocidad/veracidad/ de la silla es roja
Hay música intermitente y planta
música-árbol
música risa
roja no, no me parece.
En este bar ultramarino el infierno/invierno se demora, y ya no ve, no siente, no abandona.
Y contrariamente a lo que pudiéramos estimar, este rojo no calienta.
Este rojo sorprende
y el piso de hielo en donde resbala la noche se tiñe de músicas, se enoja también, cómo no, y así estamos.
Esperando en rojo, desestimando en rojo, tiritando en rojo, dudando, creyendo, temblando.
Hay algunos que pisan el rojo pero como no es luz, ni es fuego, a pesar de la rojez, no invita a quedarse. Entonces pasan, solamente pasan. Y así estamos. Sólo pasar, sin besos, sin caricias.
No hay que pensar en los sobrevivientes de Interland aquí, ellos traerían calor y luz en sus cabellos colorados, en sus piedras color remolacha, en sus sueños de mar alucinado.
Ni en Bochini, Bertoni, Santoro y Pastoriza. No pensar, eso parece. Y así estamos. Rojos así.

Pero no, no me resigno, algo se me escapa. Aquí hay otras cosas, otro sustento, algo material, como preciso y estático.
Eso es, un rojo estático,
tan quieto que hiere,
que apenas murmura.





Fotos: Nicolás Tesauri
http://www.flickr.com/photos/iam2695

viernes, 4 de diciembre de 2009

Cosas líquidas

Necesito un rato para mitigar la paciencia el descanso vuelo prudente y alocado siembra llamados por la red; avisando que es frágil destruye y cala flores blancas de un exilio incompleto. Labor de muchos, llanto de pocos. Y escaleras, siempre escaleras.
A bordo de la nave del Capitán Marte y su XL-5 reconozco una canción en menor: I-IV fa mi re do mib re do sib reb do sib lab sib sib do do todo en negras, un walking humano y efectivo. Y bien, casi termino de hablar por teléfono entrancada en un rictus desprolijo y desperfecto. Casi invento la manera de pasar desapercibida, pero no hay manera, no pasa. La esmeralda china pende en mi espalda como incrustada, atrapando piel, pelos, simios y carambolas, secando el pellejo del cisne para hacerse una aureola de trigo, lavando la cara con cosas de la infancia el agua fría el yoyó russell y no puedo hacer eso, no puedo.
Te sé triste, te sé sin alma y sin momento; te sé vacío, te sé hueco de historias y preciso; te sé respondiendo a mis preguntas en perfecto esquimal, inventando ayer mismo la tribu de tu hipnosis. Estabas perdido en un mar de retos verdes, estás ahora perdido entre ladridos etéreos de hadas con colmillos largos; te sé fugaz, te sé pesado y equilibrista.
No te encuentro cuando quisiera y cuando no quiero tiemblo.
Esto es; es querer algo, es querer qué cosa para querer, querer patines de hielo para la mente, querer la lucha del jazmín adivinatorio; otra dulce tregua quizás, otro nenúfar.
Agua, agua es lo que sobra aún ahí, en lo que no desaparece.


video

video
video
Videos: €:> (puesta de sol en Pehuén-Có, al sur de la provincia de Buenos Aires, enero de 2009; sería buena idea echarlos a andar a los tres juntos)